domingo, 27 de enero de 2013

Escarabajos peloteros... astrónomos por naturaleza

Hace unos días, el 26 de enero de 2013, el viñetista Ramón publicaba una bonita tira en la que se puede leer:
¿Sabías que los escarabajos peloteros usan la luz de las estrellas y la vía láctea para orientarse?
En el siguiente enlace podéis ver la tira, que por cosas de derechos creo que no podemos reproducir:

http://elpais.com/elpais/2013/01/26/vinetas/1359155784_970559.html


He de reconocer que mi primera impresión fue de incredulidad, ¿cómo iba a poder orientarse por las estrellas un animal tan pequeño? Así que rápidamente tuve que buscar más fuentes, y desempolvé el Google Scholar por un ratito.

- Un momento, ¿Cómo se dice escarabajo pelotero en inglés?
- Dung Beetle, traducción literal al castellano, Escarabajo Estercolero.

Y efectivamente, unos investigadores suecos publicaron en 2003 [1] que este tipo de escarabajo es capaz de orientarse por el brillo nocturno. Y este mismo mes, comprobando que además son capaces de orientarse por la vía láctea [2]. La afirmación de ser capaces de orientarse por estrellas es un poco más atrevida, y creo que tal vez sea provocada por el efecto distorsionador que el boca a boca produce. Un ojo de escarabajo parece ser que no es capaz de discernir las estrellas individualmente, ni siquiera las más brillantes.
Leyendo un pocoel artículo, creo entender que lo que busca el escarabajo no es orientarse para encontrar un lugar concreto en el que haya estado antes, sino que lo que busca es escapar en línea recta del lugar donde encontró el estiercol con el que hizo su bola. Pero antes de continuar con la orientación, una pequeña introducción a estos insectos.

Scarabaeus laticollis cerca del Monte Tiscali, Cerdeña, Italia. Por Rafael Brix. Wikimedia Commons.


Estos escarabajos, muy trabajadores ellos, una vez que encuentran heces animales, hacen una bola y se la llevan rodando hasta otro lugar donde la entierran y ponen sus huevos, donde sus crías crecerán comiendo el alimento que su progenitor les ha facilitado. Sin embargo, gran parte de estos escarabajos son oportunistas, y en vez de fabricar ellos mismos sus bolas, se las roban a los que ya las hicieron. Es por esta razón por la que los escarabajos buscan alejarse lo más rápido posible del lugar donde encontraron el estiercol, a dónde estarán llegando más escarabajos.
Ahora bien, si les pones un pequeño obstáculo, lo sobrepasan si pueden siempre en línea recta, levantando la bola por encima del obstáculo. Un escarabajo pelotero común levanta hasta 10 veces su peso, aunque una especie, el Onthophagus taurus levanta más de 1000 veces su peso. Pero si el obstáculo es insalvable para ellos, empiezan a rodearlo, y cuando ya acaban de rodearlo, ¡siguen un rumbo casi paralelo al original!

Distintos caminos de escarabajos tras encontrar una barrera insalvable. Ninguno continua el camino "ofrecido" por la barrera. Imagen de [1]

¿Cómo carayo son capaces de recordar el rumbo original? Pues esto es lo que pusieron a prueba los autores suecos en una granja de Sudáfrica, y descubrieron que son capaces de orintarse por la luz que viene del cielo, ¡incluso en las noches sin luna! Usando lámparas, cambiaron "el brillo del cielo observado por el escarabajo", y éstos cambiaban su trayectoria.
Tal sensibilidad al brillo estelar tiene una explicación fisiológica en la forma de sus ojos, que parece ser son capaces de detectar la polarización de la luz, debido a ciertos tipos de estructuras que, aquí me tenéis que perdonar, no logro entender. ¡Que soy físico, no biólogo! No tienen ojos con capacidad de resolver estrellas simples, ni cerebros con capacidad para distinguir un patrón en el cielo como una constelación. Pero no lo necesitan, porque sólo quieren orientarse durante una breve y alocada huida para evitar que le roben su preciado tesoro. Nada más necesitan discernir el gradiente de brillo en el cielo durante unos minutos.

Micrografías electrónicas del ojo de un escarabajo pelotero. Sácada de [1]

Cuanto más leo sobre animales, más fascinantes me parecen, y más me doy cuenta de lo sensible que es el ecosistema a los cambios que, como ser humanos, provocamos. Con tanta contaminación lumínica afectamos al medio ambiente y muchas especies, animales e incluso vegetales, se ven afectadas por nuestro egoísmo y estupidez. ¡Sólo deberíamos iluminar las calles, no las nubes!



Disculpad si esperábais leer algo de astronomía pura y dura, pero hoy queda inagurada la sección "Astronomía Colateral". Esperemos que os guste y haya más.


Referencias:

[1] - Twilight orientation to polarised light in the crepuscular dung beetle Scarabaeus zambesianus, por Marie Dacke, Peter Nordström y Clarke H. Scholtz. The Journal of Experimental Biology, http://jeb.biologists.org/content/206/9/1535.short
 
[2] - Dung Beetles Use the Milky Way for Orientation, por Marie Dacke, Emily Baird, Marcus Byrne, Clarke H. Scholtz, Eric J. Warrant. Current Biology,  http://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0960982212015072