lunes, 1 de junio de 2015

El Sol ¡qué Divino! (I)

El Sol ¡qué Divino! (I)


Muy buenas a todo el mundo, gente. Hoy traemos una entrada calentita, calentita. Y es que hoy os hablaremos de nuestra querida estrella. Pero desde una perspectiva menos astronómica y más... religiosa. Porque antes de que supieramos que el sol es una enorme bola de gas incandescente, para muchas personas era (¡y es!) una fuente de vida y por lo tanto de adoración.


Antiguo Egipto


Ra se representaba con forma humana y cabeza de halcón.

Unos de los primeros en ponerse en serio con esto de deificarlo fueron los egipcios (no los de ahora, sino los que evantaron las Pirámides) y lo hicieron a lo grande. El Sol (Ra) era el dios más poderoso de la mitología egipcia. En realidad, había un gran número de deidades solares (esto es, que portan el poder del sol) pero Ra era el favorito de los faraones (desde el 2.400 antes de Cristo ya se le veneraba por las castas privilegiadas que darían lugar a gente como Ramsés II o Nefertiti), que atribuían su poder directamente a éste con lo que Ra tenía enchufe en la casta religiosa y por lo tanto siempre era el mejor de todos los dioses y el primero entre sus demás compañeros del Panteón. Para distinguir su poderío y liderazgo, sobre la cabeza portaba el disco solar. 

Amon-Ra y su esposa Isis impartiendo justicia divina. Observad el disco sobre la cabeza del dios.


Como curiosidad se le identifica con otros nombres, y el más habitual era Amon-Ra. Y Jepri, el dios escarabajo, es Ra al amanecer. Es curioso como un dios podía tener poderes divinos y a la vez ser un humilde escarabajo pelotero dedicado a sus quehaceres. Eso sí es humildad y no la de algunos deportistas profesionales. ¿Y que piensan los escarabajos de esto?

A mi dejadme tranquilo que estoy trabajando.

Grecia Clásica

Los griegos (los de antes que levantaron el Partenón, no los de ahora) tenía un rico panteón politeísta y el sol no podía ser menos. El Sol (Helios) hijo de titanes, cabalgaba en su carro tirado por toros o corceles de fuego (según al poeta al que nos acerquemos) e iluminaba la tierra con su luz y calor. A medida que la sociedad griega evolucionaba, Helios y su culto fueron cada vez más confundiéndose con el dios de la Luz, el bueno de Apolo

Helios y su carro de fuego.


A diferencia de los egipcios, el culto solar si bien se practicaba no tenía fuerza religiosa (ni política) y se consideraba una reminiscencia de los rituales practicados por los antepasados "tribales" de los griegos urbanitas. 

Apolo. Una estatua de la Fuente de Apolo en Madrid.

Roma Imperial

¿De verdad ibamos a dejar a los romanos (los del Coliseo) fuera de esta entrada? ¡Si son los que le pusieron el nombre al Sol! En concreto: Sol Invictus, que no dejaba de ser un trasunto del Helios griego. El Sol se cosidera que era adorado como religión de caracter estatal (o imperial, en realidad) pero no era una parte central de la vida religiosa romana sino un culto resucitado como propia de emperadores para sustituir al antiguo culto solar conocido como Sol Indiges que había caído en desuso. 

Aguerridos soldados romanos. No eran mucho de adorar al Sol, más bien a Marte. Por si las moscas.

Imperio Azteca


El dios del Sol azteca, Huitzilopochtli

Nuestros hermanos mejicanos (no los de ahora, los de Tenochtitlán) tenía una deidad que fue impuesta como la más importante por la influencia méxica entre la sociedad conocida colectivamente como aztecas el Sol (Huitzilopochtli). 

Además de ser el dios solar, era el dios de la guerra y del fuego. Y su culto exigía cada cierto tiempo, sacrificios humanos para apaciguar su ira. En realidad los sacrificios humanos han sido una constante en la historia humana, pero se ha mantenido en el imaginario colectivo como una práctica bárbara o incluso diabólica por influencia de la visión de una Europa profundamente cristiana. 

Sacrifico humano tolteca


La llegada de los conquistadores españoles provocó el declive de la cultura azteca por las guerras contra los europeos y la enfermedades que portaban.


Y hasta aquí, la primera parte de nuestro artículo. En breve, más. Un abrazo a todos.



Referencias:

Los enlaces son entradas a la wikipedia en su versión española.

las imágenes son todas Creative Commons.